En diez años, sin comercios

Además, lo que gane, poco o mucho, me lo llevo seguro a final de mes. ¿Para qué comerte la cabeza en pensar cómo vender para pagar los sueldos, los créditos, el alquiler, los impuestos, la asesoría, los seguros…?¡Si hasta la factura de la luz asusta algunos meses! Y luego…que te quede algo para ti. Y de meter horas, mejor ni hablar. Buenoooo, y un mes de vacaciones, ni me acuerdo cuándo las he cogido.

Una semana de cuarenta horas es un lujo. ¡¡¡De cuarenta horas!!! Como para pensar en las treinta y cinco que reclaman algunos. En mi comercio es una utopía. Me zampo de media entre 42 y 48 horas a la semana. ¡Si es que a mi no me hace nadie el curro!

Veo a los jóvenes y me generan una sana envidia por lo prácticos que son, en líneas generales. Ha cambiado la escala de valores. El sector servicios no lo ven como un plan de vida estable y con futuro. Algo hemos hecho mal para que lo sientan así.

A pesar de todo, estoy contento con mi profesión. Vivo las 24 horas en torno a mi comercio, pero estoy feliz porque no diferencio mi tiempo de trabajo del de ocio y me gusta lo que hago. El problema es que percibo que muy poca gente está dispuesta a asumir esos sacrificios en el sector. A sentir los colores. La venta online le ha dado la puntilla. Y luego, que han venido de otros países a abrir comercios que solo han contribuido a empeorar más nuestras condiciones: sueldos de miseria y un millón de horas abiertos.

Tengo la sensación que esto de las condiciones laborales se ensancha como el chicle: Mientras algunos trabajadores, por ejemplo los de la Dipu, tienen un montón de derechos laborales, otros estamos en las antípodas. ¡Ojo!, no digo que tengan que empeorar las suyas, sino que tenemos que mejorar las nuestras, pero el mercado no nos deja vivir mejor. Y de la edad de jubilación, mejor ni tocar el tema. Por este motivo, pocos jóvenes están dispuestos a montar un comercio, a jugarse la pasta que tienen y la que no, a comerse la cabeza y a tirarse a la piscina sin saber lo que te vas a encontrar. En fin, a darlo todo para que muchas veces tengas que chapar la persiana.

Por tal motivo, te animo a que apoyes al pequeño comercio, que lo cuides, que lo mimes y que compres. A nosotros nos importan tus problemas, te conocemos por tu nombre, lo que pasa en el pueblo, le damos vida a las calles donde vives y además, no pienses que no ofrecemos buenos precios. Los primeros interesados en conseguirlos somos nosotros, hasta el punto que en muchos casos mejoramos los de las páginas web. Sí, esas páginas que se llevan toda la pasta del pueblo y no revierten un euro en el mismo. Lo que pasa es que algunos solo se quedan con los malos ejemplos, que los hay, como en todo en la vida. Competir contra empresas que apenas pagan impuestos y que someten a sus trabajadores a unas condiciones que son tela marinera es muy complicado y hace falta cuanto antes una reforma urgente, para que todos podamos competir en igualdad de condiciones. No tengo miedo a la competencia, pero sí a los que utilizan atajos chungos y nocivos.

Si nos cuidas, nosotros trabajaremos muy duro para seguir cerca de ti. ¿Sabes por qué? Porque nos importa nuestro pueblo y sus vecinos y porque está en juego nuestra supervivencia.

Hamar urtean, dendarik gabe

Gainera, irabazten duena, gutxi gorabehera, ziur eramaten dut hilaren bukaeran. Zertarako jan burua soldatak, kredituak, alokairua, zergak, aholkularitza, aseguruak… ordaintzeko nola saldu pentsatzen? Argiaren faktura arte hilabete batzuk izutzen ditu! Eta gero… zuretzat zerbait geratzea. Eta orduak sartzeaz, hobeto ez hitz egitea. Buenoooo, eta hilabete bat oporretan, eta ez naiz gogoratzen noiz hartu ditudan.

Berrogei orduko astea luxua da. Berrogei ordu!!!! Batzuek eskatzen dituzten hogeita hamabostean bezala. Nire dendan utopia bat da. Batez beste 42 eta 48 ordu bitartean ematen ditut astean. Niri ez dit inork egiten lana!

Gazteak ikusten ditut eta inbidia osasuntsua sortzen didate, praktikoak direlako, oro har. Balioen eskala aldatu da. Zerbitzuen sektorea ez da bizi-plan egonkor eta etorkizuna duen bat. Zerbait gaizki egin dugu horrela senti dezaten.

Hala ere, pozik nago nire lanbidearekin. Nire dendaren inguruan bizi naiz 24 orduz, baina pozik nago nire lan-denbora eta aisialdikoa bereizten ez ditudalako, eta egiten dudana gustatzen zait. Arazoa da oso jende gutxi dagoela prest sektorean sakrifizio horiek egiteko. Koloreak sentitzera. Online salmentak puntilla eman dio. Eta gero, beste herrialde batzuetatik etorri direla gure baldintzak okerragotzen lagundu duten saltokiak irekitzera: miseria soldatak eta milioi bat ordu irekiak.

Nire ustez, lan-baldintzak txikleak bezala zabaltzen dira: Langile batzuek, Dipukoak adibidez, lan-eskubide ugari dituzte, eta beste batzuk antipodetan gaude. Kontuz! Ez dut esaten bereak okerragotu behar dutenik, gureak hobetu behar ditugu, baina merkatuak ez digu hobeto bizitzen uzten. Eta erretiro-adinari dagokionez, hobe ez gaia ukitzea.Hori dela eta, gazte gutxi daude prest denda bat antolatzeko, duten eta ez duten orearekin jolasteko, burua jateko eta igerilekura botatzeko, zer aurkituko duzun jakin gabe. Tira, eman dena, askotan pertsiana zarratu dezazun,

Hori dela eta, saltoki txikiei laguntzea, zaintzea, mimatzea eta erostea eskatzen dizut. Guri zure arazoak inportatzen zaizkigu, zure izenez ezagutzen zaitugu, herrian gertatzen dena, bizi zaren kaleei bizia ematen diegu eta, gainera, ez pentsa prezio onik ez dugunik. Gu gara horiek lortzeko lehen interesa dugunok, eta, kasu askotan, webguneetakoak hobetzen ditugu. Bai, herriko diru guztia eramaten duten eta bertan euro bat itzultzen ez duten orrialde horiek.

Gertatzen dena da batzuk adibide txarrekin bakarrik geratzen direla, daudenak, bizitzan guztian bezala. Ia zergarik ordaintzen ez duten eta langileak marinel-oihalaren baldintzapean jartzen dituzten enpresen aurka lehiatzea oso zaila da, eta lehenbailehen egin behar da premiazko erreforma, guztiok baldintza berdinetan lehiatu ahal izateko. Ez naiz lehiakideen beldur, baina bai lasterbide txundiak eta kaltegarriak erabiltzen dituztenena.

Zaintzen bagaituzu, oso gogor lan egingo dugu zugandik hurbil jarraitzeko. Badakizu zergatik? Gure herria eta bizilagunak axola zaizkigulako eta gure biziraupena jokoan dagoelako.

Carrito de compra